29 de julio de 2011

The Hour

Ambientada en la Inglaterra de 1956, The Hour (recién estrenada miniserie que constará de seis capítulos) narra los entresijos del mundo periodístico televisivo, así como de la creación de un programa de noticias de actualidad en la (britaniquísima) cadena BBC.

El argumento se diversifica en acciones simultáneras, lo que produce (sobre todo durante los primeros minutos de este primer episodio) un ritmo muy propio del género de suspense y del cine negro al que con mucho estilo homenajea la serie.

Entre sus puntos a favor cabe destacar el vestuario y la escenografía, que resultan exquisitos, con todo tipo de detalles de la época que sorprenden por su fidelidad y que facilitan introducirse dentro del contexto histórico.

En cuanto al elenco de personajes (sin contar con un fantástico grupo de secundarios que se merecerían un post aparte), capitaneando el barco se nos presenta al provocador y díscolo periodista Freddie Lyon (interpretado solventemente por Ben Whishaw, al que podréis recordar por el ser el protagonista El Perfume), el cual es un reflejo del periodismo de investigación de los años 50 y de ese espíritu de inconformismo y lucha que son en esencia sus cualidades principales.


Freddie Lyon

Como compañera de batallas, y sumida en su propia lucha laboral y sentimental (os recuerdo que el machismo exacerbado era el pan de cada día en aquella época) tenemos a la trabajadora y carismática Bel Rowley (Romola Garai... ignoro hasta que punto es recordada por su "papel" en Dirty Dancing 2), personaje que pretende ascender en su carrera como productora a la par que ayudar en la medida de lo posible al incorregible protagonista.


Hector Madden y Bel Rowley


Por último, tenemos a Hector Madden (futurible Casanova), presentador de The Hour (Dominic West, conocido por su papel en The Wire), que en este primer capítulo vive el inicio de su programa y al que veremos, tal como evolucionan los minutos finales, que esconde un secreto (que sería de la realidad y de la ficción sin los fumadores...).


Al margen de este triángulo periodístico (del cual aún queda muchísima información por desvelar), este capítulo nos muestra por un lado el nacimiento de un programa, así como sutiles detalles que son secretos de más o menos importancia y que conjugan en suma un entramado de intrigas, conspiraciones, asesinatos (y/o suicidios), en el que como evidente y primera conclusión ya se intuye aquel clásico de nada es lo que parece.


Imagen promocional

Sin entrar en comparaciones con otras series, The Hour es un producto de calidad y que cuenta con un buen guión.
Para disfrutarlo tiene que encantarte el suspense; si es así, la serie por el momento cumple con las expectativas que crea.

4 comentarios:

BCNdays dijo...

Anda, pues no la conocía y pinta muy bien. Salvando las distancias, parece un Mad men con suspense añadido. Lo mejor será catarla. Un abrazo!

deWitt dijo...

Leí algo sobre ella y las enivitables comparaciones con Mad Men, más que nada por la estética, supongo. Está anotada en la lista de "series para ver".

Bicos

Roswell dijo...

En cuanto vi el artículo publicado, sabía que iba a saltar la liebre de Mad Men, sobre todo por la época y estética, claro...

Tendré que verla y comprobar hasta dónde llegan las similitudes; el elemento suspensero me tira bastante.

Sidhe dijo...

Estoy deseando ver el segundo capítulo, ya iré informando :)

¡¡Petons chicos!!