15 de agosto de 2011

Papillon


Henri Charrière, alias Papillon (pues lleva tatuada una mariposa en su pecho) fue trasladado a una penintenciaria de la Isla de San José en la Guayana Francesa por un asesinato que no cometió y fue condenado por ello a cadena perpetua.
Una vez allí se aliará con Louis Dega, un falsificador de Bonos de la Defensa Nacional que necesita protección, a cambio de la cual le retribuirá económicamente.

En la colonia penal, ambos vivirán en condiciones infrahumanas y serán sometidos a brutales trabajos forzados.

Tras un fallido intento de fuga, a Papillon lo recluyeron en una pequeña celda sin luz y en donde los alimentos escaseaban,  con las consecuencias físicas y mentales que suelen acarrear semejantes medidas.



Tosco y distante, el personaje principal, que interpreta Steve McQueen, irá evolucionando a media que aumenta la adversidad, demostrando su amistad a Dega, así como su constancia para lograr la libertad.


Dustin Hoffman  corta la respiración en sus apariciones durante la película, como ese falsificador optimista que se va degradando por los acontecimientos y que ve cómo paulatinamente su mundo se va haciendo pedazos.



Papillon puede pecar de cierta lentitud, pero hay pasajes de la misma (como las aventuras que se suceden en Guajira con los buscadores de perlas) que dados su colorido y exotismo confunden, pero a la vez tienen su encanto (que contrasta con la claustrofobia y  el horror que viven en San José). 




Louis Dega y Papillon




No hace falta decir que la banda sonora corrió a cargo de  Jerry Goldsmith y que la película, dirigida por Franklin J. Schaffner, es todo un clásico dentro del género carcelario.


Papillon no es fácil de ver, tiene alguna que otra escena sobrecogedora y claramente por ello tiene el mérito de ser una de las películas que mejor dibuja las situaciones carcelarias y las penurias de aquellos idílicos años 30.




Como ya sabréis, la película está basada en el libro del propio Henri Charrière en el que cuenta lo sucedido durante su periplo como preso.





Puntuación: 8 indómitos wasabis.





13 comentarios:

Isabel dijo...

Esta peli la volví a ver hace poco y me encanta. Los dos personajes están muy bien, tienes razón que por momentos puede hacerse un poco lenta.
Besos

ATTICUS dijo...

Buena pelicula y mejor el libro,
yo soy de los que creo que una buena pelicula no es lenta.Solamente hay que verla en su momento apropiado.

Jose dijo...

Un ritmo apropiado en relación con lo largo que se les tuvo que hacer a ellos. El perfil psicológico de los personajes y su evolución es sensacional. Brutales las secuencias de la celda de aislamiento y las del final. Mi preferida dentro del género. Ignorante de mí, desconocía el libro. Voy a descargarlo ara mesmo.

deWitt dijo...

Opino lo mismo que Atticus. No me parece una película lenta, quizás haya que tener el día para verla. En cualquier caso es, para mí, uno de los mejores dramas carcelarios de la historia del cine junto a, quizás, "la leyenda del indomable".

Saludos

Roy Bean dijo...

hola, ehhh, yo he venido a darle las gracias a Shide por "apuntarse" en mi bitácora, ya he realizado hiperconexiòn reversible.

Ademàs veo por aquí al sr. deWitt, no hace ni media hora que le dejé hablando se ese tema recurrente y sufrido que es el del Tiempo en el cantàbrico.jajaja

Pues en su momento leí el best seller, ya ni lo recuerdo, la película la última vez que la vi`no me gustó demasiado y ya no es un problema de lentitud, en mi caso quizás la tenia
sobrevalorada en mi cabeza.

El tema carcelario ha dado grandes pelìculas, desde las de Paul Muni, Gagney o Robinson, hasta las tan sobadas, y que todos conoceis:Un condenado muerte se ha escapado, Le Trou, incluso el western, con rarezas como el Día de los tramposos, y mas recientemente aquella que reseñaba el paso del tiempo con un poster distinto para tapar futuros sueños.

Saludos y gracias
Roy

Sidhe dijo...

Buenos días (saludos vacacionales premontañeros y preplayeros jajaja)

Isabel: Menos mal que no soy la única que notó que en según que momentos la película se perdía, eso sí Hoffman y McQueen están para quitarse el sombrero.

ATTICUS, Jose y deWitt: No es que la película sea toda ella lenta pero ciertos pasajes de la misma tienen para mi gusto cierta falta de ritmo (podría ser mi falta de costumbre, no lo niego) pero eso no le resta ni un mínimo de valor ni de interés.

Roy Bean: Bienvenido por estos dominios y una placer estar por los tuyos :)

En cuanto a la película me da la sensación que el paso del tiempo le ha pasado factura, nunca ha sido fácil crear una obra que lo resista.


¡Saludos y gracias!

MucipA dijo...

Pues yo no he visto la película ni leído el libro pero, trataré de conseguir el film y buscaré el día apropiado para verlo.

Un abrazo!

Javi dijo...

Me gustó en su momento cuando la vi; de todas formas creo que me gustaría más ahora, por lo que me la apunto para nuevo visionado. Recuerdo que la historia era dura por las condiciones en las que se encontraban los presos en la isla. También recuerdo que era una gran historia de superación. Por supuesto Hoffman estaba estupendo y Steve McQueen llenaba la pantalla con su presencia, como siempre, aunque como actor no sea tan bueno como Hoffman a mi modo de ver.
Un saludo, Sidhe, y buena entrada.

ATREYU dijo...

Tienes razón respecto a que la película es un poco lenta; sin embargo, cada minuto lo vale, porque realmente hace mover las emociones del espectador, sobre todo cuando la vi me impresionó el personaje de Dustin Hoffman y la forma en que terminó.

Sidhe dijo...

MunicipA: Si te gustan las pelis de ese estilo no te defraudará, dalo por seguro.

Javi, ya sabes que coincido con lo que dices al 100% Saludos veraniegos!!

Atreyu, a mi me pasó lo mismo. El personaje de Hoffman, no era un preso conflictivo ni malévolo y justo por ello, por su bondad en la cárcel fue deteriorandóse a la velocidad de luz.

Tardaré unos días en dar señales de vida, los estragos de las vacaciones jajaja. ¡¡Un fuerte abrazo!!

David C. dijo...

Me ha provocado verla.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

La he visto dos o tres veces, y siempre me deja enganchado, es una película magnífica, y ese contraste entre la degradación del personaje de Dustin Hoffman y la constancia (incluso fijación obsesiva) de Steve Mc Queen...

Volveré a pasarme por aquí (esta frase suena a título de peli)

Un abrazo

Sidhe dijo...

Ximo, bienvenido por este humilde rincón :)

En cuanto a la película, es cierto que mientras la perseverancia de Mc Queen continuaba a flote Hoffman iba perdiendo la esperanza y tienes razón que el contraste de actitudes entre ambos es tan cruel como brutal.

Aquí estaremos (bueno miento, somos cotillas y nos gustan tus palabritas jajaj)

Saludosssssss