13 de septiembre de 2011

Confessions (Kokuhaku)

Vendida como la película revelación del 2010 del cine japonés, Confessions no deja de ser la disección de tres puntos de vista de las relaciones maternofiliales llevadas al extremo y que sin el uso de una buena banda sonora y una impecable fotografía, se podría reducir a una trama de escasos diez minutos estirados. hasta la desesperación.

Juega con elementos que sobrepasan lo verosimilud (nunca volverán a ser lo mismo esas campañas proleche y procalcio que tanto proliferaron a mediados de los 90) por lo que la credibilidad y la insistente crítica moral, social y educativa desde el primer instante se va al garete.






 

Qué decir de esos personajes que irritan nuestras retinas en cada una de sus apariciones... 
Takako Matsu, recuerda a la mujer de rojo que patrocina tampones con su aburrida interpretación y poco puede hacer entre canción y canción (excelente la amortización de Last Flowers to Hospital, Radiohead es de las pocas cosas que da la talla). El resto (el profeprogre, los alumnos inalterables y los niños góticos de San Ildefonso) con sus personajes difusos y previsibles son exclusivamente carne para elaborar un apéndice sobre hikikomoris (deseamos el documental homólogo, madeinspain). Y como no quien quiere la cosa, ya tenemos una película más en nuestra etiqueta favorita, larga vida a las pérdidas de tiempo.

7 comentarios:

Roy Bean dijo...

Discrepo, de lo más gratificante visto que he visto del cine Japo el año pasado, con mucha tela que cortar, ese enfrentamiento, por primera vez en abierto, donde chorrea odio y venganza entre una persona formada y adulta y un adolescente.
Y con alguna que otra imagen absorbente, de las que horas depués todavía te dan vueltas por la cabeza.
Desde luego para mi no fue ninguna perdida de tiempo. Pero entiendo tu postura, faltaría más.

Saludos.
Roy.

Javi dijo...

Si puedes pásate por mi blog para comentarte algo importante.
Gracias, Sidhe.

deWitt dijo...

jajajaja! Te leo y no quiero verla. Leo a Roy y digo "hay que darle una oportunidad"...

Ays, ya se verá....

Bicos

Sidhe dijo...

deWitt: Yo ante la duda, siempre la acabo viendo la película en cuestión

Yo del año pasado de Japón me quedo con ¿Zebraman 2? ;) En serio, si salvo algo de quema en cuanto a venganza, odio y rencor se refiere es I saw the Devil (ojo made in Corea)

Besitossssssss

HateLove dijo...

Sidhe cómo puedes decir eso!!!! Jaja

Confessions ha sido una de las películas que mas me ha sorprendido en muchísimo tiempo y sin duda lo mejor del cine japonés en 2010. (Al menos para mí…)

Como te encuentre por Sitges te vas a enterar!!

Saludos!!

Sidhe dijo...

HateLove: Me enteraré seguro (recuerda que iré con el "célebre" bocadillo-bazoca-de-tortilla jejej

Muchos saludos!

HateLove dijo...

Yo ya he encargado uno para el día de la inaguración, así estara más duro todavía!!!