14 de noviembre de 2011

Napoleon Dynamite

Por sugerencia de nuestro querido Roswell, hace poco ambos hemos tenido la dicha de revisitar con nuestro vecino del cyberespacio el señor Hal una estrambótica sátira sobre los adolescentes de instituto que han ido vagando estos últimos 30 años por el otro lado del charco. 


Y como mayor exponente de la cara más outsider de la juventud norteamericana se encuentra Napoleon Dynamite, un chaval de pelo crespado, pintas de mentecato, actitud chulesca  y gesto hierático que abraza la delgada línea que une la oligofrenia y lo excéntrico.


En esta película, dirigida en 2004 por Jared Hess, nos adentraremos en el particular día a día de Napoleon, nuestro irreverente e inadaptado héroe, en un desangelado pueblucho de Idaho.



Nos toparemos con su hermano Kip, un treintañero enclenque, soñador y entusiasta de las artes marciales, que chatea sin parar por Internet y al que le ha robado el cybercorazón una chica que aún no ha visto en fotos, y con el tío Rico, un timador obsesionado con los años 80 (como nuestro amigo Roswell) que se dedicará durante unas semanas a cuidarlos.

Paralelamente a esto, llega a su instituto Pedro, un afable mexicano entre cuyos objetivos está ir al baile con una chica guapa y ser delegado escolar. Para colmo, entra en juego Deb, una tímida chica que trabará una amistad muy especial con Napoleon.



El tío Rico, Napoleon y Kip



Napoleon Dynamite es la evolución del insólito universo que se empezó a desarrollar en el corto independiente Peluca, en el que Jared Hess ya nos sumergía en su peculiar visión de la América profunda. De hecho, gran parte de las situaciones y personajes de Napoleon Dynamite están basadas en anécdotas que el director vivió y personas a quien conoció en su niñez y adolescencia.

Aunque a priori parezca algo ya muy sobado, esta película parte de algo tan familiar como los institutos americanos para brindarnos un festival del humor absurdo y bizarro... eso sí, no apto para todos los paladares.



Nuestro nuevo héroe



Como clásico de culto por derecho propio que es, y como película mil veces parodiada e imitada, Napoleon Dynamite contiene frases que ya forman parte del argot colectivo (no las mencionaremos porque preferimos que las descubráis en esta gran película) y secuencias que han quedado grabadas en nuestra memoria para siempre...
Desde los títulos de crédito (tan divertidos como originales) ya se nos insinúa lo que nos espera.



Deb exhibe su mercancía



Hay que destacar las geniales interpretaciones de Jon Heder como el inefable Napoleon (el nuevo Nota. Memorables esas miradas perdidas, ese aire de meditabunda lerdez., ese rictus enfurruñado.. y su particular fiebre del sábado noche), Aaron Ruell (Kip), Efren Ramirez (Pedro) y Tina Majorino (la niña de Waterworld, como Deb).
Una maravilla también el lujo de detalles de la cuidada escenografia y la estética feísta (estoy enamorada de esa televisión enmarcada o del ordenador atemporal con el que Kip creará vínculos con su Cyber Julieta).



Los frikis son guerreros



Nada sobra ni  falta en esta delirante comedia, que con un irrisorio presupuesto logró ser la película independiente del año tras ser estrenada en Sundance. Rompe esquemas, rompe estructuras, tiene momentos y diálogos totalmente surrealistas...  y encima te ríes a carcajada limpia.
¡No se le puede pedir más!



Napoleon y Pedro, al acecho del amor





Como decían por ahí, ¿Dónde están los inventos que nos prometieron en Regreso al Futuro? La respuesta la tendrán en la máquina del tiempo de esta película.







Como curiosidades, mención especial al videojuego para PSP basado en la película...







...Y a la serie animada de reciente aparición.







Maravilláos con el mundo de Napoleon Dynamite y sus excéntricas rarezas.
Nuestra puntuación es de nueve estrambóticos wasabis.
¡Ah! y votad a Pedro.







Si aún no la habéis visto, recordad ver hasta después de los créditos finales, que habrá una sorpresita.



Napoleon y Pedro dibujados al estilo de Los Simpson



Aquí y aquí podéis leer unas cuantas curiosidades sobre Napoleon Dynamite.



7 comentarios:

Javier Simpson dijo...

Qué buena entrada, Sidhe. Aunque comparaste a Napoleón con El Nota, de la peli El Gran Lobowski, supongo, cosa con su sentido, aunque con alguna que otra diferencia evidente en el estilo ;-P , comentar que estas dos pelis sólo tienen puntos en común en su surrealismo. Veo a Napoleón como una peli mucho más tonta, con su gracia, pero tonta e infantil. El Gran Lebowski es de un pasotismo más hippiolillo.
Napoleón Dynamite es súper surrealista, pero con un toque algo así, y aunque suene fuerte, de deficiencia mental, pero esa deficiencia de los personajes, curiosamente, se describe desde el respeto, y eso es de alabar. El Gran Lebowski es pasotismo y diversión, pero sin ese componente tan “anormal”, y siempre dicho desde el respeto, de Napoleón Dynamite. La peli me hizo bastante gracia, pero no tanto como El Gran Lebowski.
Un saludo, Sidhe. Muy buena entrada (como me repito ;-P )

raúl fdz pacheco dijo...

el baile que se marca con el tema de jamiroquai es de los que no se olvidan!

Roswell dijo...

Yo es que no soy mucho de El Gran Lebowski... pero, en fin, para gustos, colores. ;)
Para mí tanto EGL como Napoleon Dynamite tienen en común que ambos protagonistas se han convertido en referentes, en modelos de conducta, vamos.

Si se hila fino, hasta se puede ver una cierta crítica social en esta película de Jared Hess... está claro que aquello de llamar Napoleón a su prota tiene más miga de lo que parece.

Y, sí: ¡el baile en el climax de la peli es absolutamente brutal!
No me canso de verla, y Sidhe está flipando desde que le dije que la viera.


¡Saludos a todos!
¡Y vivan los ligres!

deWitt dijo...

Pues yo confieso que no la he visto. Vaya!! Después de vuestra entrada y los comentarios de los compañeros creo que ya estoy tardando!! Tomo nota YA!

saludoss

Zosesbnv dijo...

Confieso que la empecé a ver y no sé si es porque la vi en la madrugada (que no creo, estoy acostumbrado) pero me dio sueño y la quite. Lo que llegue a ver en esa media hora no me pareció gran cosa así que no la he continuado..

Tal vez otro día le de una oportunidad.

Saludos =)

Sidhe dijo...

¿deWitt andamos de vuelta? Pues ya sabes, cuando tengas un ratín, Napoleon te esperará con los abrazos abiertos jajaja

Zosesbnv: Hay veces que todo depende de como tengas el día aunque como comentaba en la reseña, no es un humor que agrade a todo el mundo.
Por cierto, me he pasado por tus blogs, un día de estos les echaré un ojo con más detenimiento :).


Saludos!!!

HAL10000 dijo...

A mí me pareció tan fuerte cuando le pide la chapa al guaperas. Me jodía de risa.