28 de enero de 2012

Life's too Short

Que durante los primeros dos minutos de presentación, el protagonista se autodenomine el Martin Luther King de los enanos solo lleva una conclusión: Esto promete.

Ricky Gervais, el provocador actor y guionista británico por excelencia, ha vuelto a la carga junto con Stephen Merchant, el guionista gamberro más famoso en el país de las pastitas de té, y para meter el dedo en la llaga, ha fichado a Warwick Davis y han filmado un ficticio documental por capítulos sobre la vida de este diminuto actor. Como ya sabréis, la serie se llama Life's Too Short.

Durante el primer capítulo, Davis narra su espléndido día a día (está casado, tiene una bonita casa con perro XL, un enorme coche  y además gestiona una agencia contratación de enanos), pero a medida que avanza el tiempo, vamos descubriendo que a la bola de pelo de El Potaje de las Estrellas le faltan un par de tornillos.



En Life's too Short Warwick Davis (Willow, Leprechaun o Ewok, lo que ustedes prefieran) es un diminuto actor que vive en su mundo de egolatría y supuesta fama y no es consciente de que la realidad y su visión de las cosas distan mucho de parecerse entre sí.
Su mujer quiere el divorcio, su carrera ha ido a menos, su negocio no funciona, su nueva secretaria roza la oligofrenia, su contable es un miserable, y aunque alardea de tener amigos en el british star system, está más solo que la una y como se suele decir popularmente, no le conoce ni el Tato (atención a cuando en el segundo capítulo tiene un stand de firmas en  la London Comic Con), a lo que se le podría añadir también: Está más acabado que las pesetas.





La serie va mostrando su decadencia con humor grueso y corrosivo, y entre los gags se van sucediendo apariciones estelares (nunca mejor dicho).
Entre esos cameos encontramos a Liam Neeson interpretándose a sí mismo y mostrando su faceta más neurótica, obsesionado con la elaboración de listas (y con el firme convencimiento de ser gracioso y de que debido a ello Spielberg le escogió para el papel de Oskar Schindler) o a Johnny Deep preparando su papel de enano para la supuesta nueva película de Tim Burton, pidiendo (entre otras de bizarradas) que Warwick baile como Michael Flatley o cómo para saber cómo salir de una alcantarilla lo mete en la taza del water mientras documenta todo con una grabadora. Como colofón, tiene un surrealista intercambio de florecillas con  Gervais (alguien tiene que reconocer que algunas de sus pelis son una mierda; bravo por Depp). Pero por encima de todo, Warwick (hola, fui Willow) Daviscon una capacidad detestable para meter la pata y cagarla de manera consecutiva.




No nos vamos ni a extender demasiado ni a destripar más sorpresas que iréis encontrando a lo largo de los siete capítulos que forman la miniserie (¿lo pilláis?) Life's Too Short.
Reíros, pasadlo bien (es cierto que algún capítulo tiene momentos flojos), pero, sobre todo, disfrutad de este humor tan peculiar (que puede llegar a herir según qué sensibilidades: se mete con personas de color, homosexuales, discapacitados en silla de ruedas y, por supuesto, con enanos de toda índole) que nos brinda este un gran mockmentary de la BBC.






Sidhe, en diferido, se despide por hoy.


Y como ya sabéis, con las series no puntúo y os dejo el trailer.










21 comentarios:

Roy Bean dijo...

Joer, es que yo no trago al Gervais, es superior a mis fuerzas.
No me lo tomeis a mal, yo es que con loa años me estoy volviendo un maniatico, según para que cosas, del copón.


Por cierto, no quiero empezar una polémica, pero the artist me ha decepcionado un montón. Es un producto de buena manufactura, envuelto en un papel precioso.
¿No hay cine mudo bastante, como para que tengan que hacer ese "remedo" o como quieran llamarle? Sin ir mas lejos, tuve que ponerme un Harold Lloyd inmediatamente despues para quitarme el mal sabor de boca.
COño, que los franceses ya inventaron el cine pero ya hace mucho, esto me parece "fraude".


Saludos sin acritud
Roy

Sidhe dijo...

Me he ido fijando que The Artist no gusta a dos perfiles (algo totalmente lícito): Puristas que han bebido muchíssimo cine y gente que no entiende el cine y que no sabe apreciar nada que se aleje de sus "conocimientos" (ya sé que estás en el primer grupo, Roy).

A mi me parece muy bien que no guste, en la variedad está el gusto, además siempre tenemos algunas películas en común ;). Yo sigo viendo en ella un gran homenaje al cine y con ello me quedo. Bueno, y con los buenos momentos que nos ha hecho pasar a Roswell y a mi en el cine las veces que la hemos visto en pantalla grande

Gervais es como todos los humoristas o te gusta o no, a mi el cinismo británico me encanta ;)

David C. dijo...

Me interesa esa trama de Gervais. Al fin y al cabo, de él nace "The Office" de USA (previamente el hizo una en Gran Bretaña).

Susan lenox dijo...

yO TAMPOCO LO SOPORTO, por lo tanto no la he visto, empeze a ver THE OFFICE y no me engancho.
Besote.

Sidhe dijo...

Ostras Susan, pues te imaginaba echando un vistazo a la serie jajaja

Besos!

Roswell dijo...

Me veo en la necesidad de entrar al trapo, mi estimado Roy:

Que en pleno 2011, en la era de los partidos de fútbol en los cines y los superhéroes en 3D alguien saque una peli ya no en blanco y negro, sino además muda, y encima tan bien hecha, me parece lo más punk y rebelde que he visto en mucho tiempo. Sólo por eso ya The Artist merece mi eterna y fervorosa adoración.

Estamos ante El Crepúsculo de los Dioses del s XXI. Un momento histórico para el Cine está desarrollándose ante nuestras narices, y, sinceramente, compadezco a quien sea incapaz de poder apreciarlo.

Roswell dijo...

PD: Por esa regla de tres, ya hay cine bastante, así en general.

En fin, Roy... ¿Tú también, hijo mío?

abril en paris dijo...

Leo de todo y estoy perpleja. Siempre que el producto esté bien hecho y nos emocione ¿ porqué no ?..
El cinismo de Gervais es como todo lo que "toca las narices" gusta o repele..la linea divisoria es muy fina. Pero no es nada facil sobre todo encontrar ese punto sin pasarse de rosca.

Un saludito :-)

Juls dijo...

Uf qué buena pinta.

Wicket, Willow, Leprechaun, profesor de magia en Hogwarts... este tío es enorme!

Enrique Hormigos dijo...

Me ha gustado mucho lo de “Precision Engineered Comedy” (versión BBC 2 del famoso “y luego dicen que hacer reír es fácil… ¡y una mierda!”, de Faemino & Cansado).

p.d. Como normalmente tengo mucho lío (la doma de mandriles es una amante exigente…), no creo que pueda escaparme al pase de Nosferatu, pero si repiten la jugada con “Amanecer”, sólo tienes que silbar y cogeré el primer camello bactriano nocturno a Barcelona para no perderme esa obra maestra entre las obras maestras que en el mundo celuloidico han sido. En cualquier caso, si tienes ocasión coge YA la tienda de campaña y vete a coger sitio para ver al conde, porque es una experiencia de lo más interesante.

raúl fdz pacheco dijo...

no me estimula, así de entrada, pero me procuraré el piloto, a ver si me engancha.

Roy Bean dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roy Bean dijo...

El cine está lleno de homenajes, se hacen casi todo el tiempo, cuando no aparece un Melville por acá, estrena un sosias de Ford por el otro lado.
Yo no veo ningún homenaje, que quieres que te diga, será porque veo cine mudo con cierta frecuencia.
Yo te digo, que si en vez de El Artista , proyectas El hombre mosca de Lloyd, o una de la serie William Powell y Asta, seguro que iba a arrancar más carcajadas y de esa forma podrian descubrir algo, que no sea un homenaje. Asi que The Artist me parece una manufactura de gran calidad, envuelta en un papel de regalo pomposo.No voy a negar que está bien hecha, pero hasta me parece poco original. Donen lo hizo hace un montón de años en "Cantando bajo la lluvia"

Y yo no soy ningún purista Sidhe, tienes que definirme el palabro, ni snob ni sibarita, ni nada de eso raro, pero para nada, tengo fama de tener buenas tragaderas, porque veo de todo, y en The Artist tenía quizás una expectativa alta, lo siento digo lo que veo, he visto películas que habeis reseñado aquí que me he reido un montón: Attack on the block, Four Lions, o Trollejem, por citar dos que se me vienen ahora en la mente.
A, por cierto tampoco me gusto el último Malik, y me encantó la última de Allen, pero para para mi la pelicula del año, si no habeis visto mi lista es "A separation", que me parece soberbia en todos los sentidos.
Pero también me ha gustado The ilusionist o Drive.

No me lo toméis "Hala, este como estuvimos loando a THe artist viene aquí a echarnos la m. encima..." no yo simplemente queria dejaros mi opinión. Y ya sabeis que el texto es más duro que el /Tete a tete/, en el que seguro estariamos descojonandonos entre caña y caña.

Un saludo
Roy

31/1/12 21:04

Sidhe dijo...

Pues Roy, qué quieres que te diga no ver ningún homenaje en The Artist es como decir que Indiana Jones no huele a cine de los años 30 o que el último refrito de Allen apesta a cine de los años 20. Otro tema es que sea de tu agrado pero los guiños y los homenajes están ahí que te guste o no, repito, es otra cosa.

No entiendo la comparación con Cantando bajo la lluvia, por esa regla de tres se parece más a cualquier película de Fred Astaire y Ginger Rogers, pero volvemos a lo dicho, los guiños y homenajes o se ven o no se ven o te gustan o no (y libre estás de que no te guste, de hecho, ¡eso es muy bueno!. Tiene que haber espacio para todo).

Y no (es triste pero es así) las películas de Powell ahora no hacen la misma "risa" que antes ni ver todo el séquito de femme fatales ni de tópicos de la época ni la manía de ir paseando con la copa en mano -por citas ejemplos visibles- ni todos los recursos estéticos y fotográficos que se quedado antiguos y obsoletos(ahí es donde radica otra de las gracias de The Artist, que actualiza y revisita un género ya extinto).

No opino que vengas a echar mierda (porque vas a tener bastante faena, solo hace falta pasearte por la mayoría de blogs, que alaban The Artist y sin contar lo que digamos o hayamos dicho nosotros, alguna razón tendrán) pero que no le acabo de ver mucho sentido, o no le acabo de ver el lado constructivo a tu razonamiento puesto así en medio de un post sin venir a cuento.


Saluditos con cerveza en mano.

Roy Bean dijo...

Vamos a ver, vale es un homenaje al cine mudo, como Drive lo es a las pelicula ochenteras, venga lo admito.
-En cantando bajo la lluvia, precisamente el argumento es el paso de cine mudo al sonoro, que basicamente es el problema que tiene el artista, ese remedo de W. Powell.
-Por otro lado si no veo homenaje, y no veo originalidad por ningún lado, busby berkeley por aquí, col porter por allá.
Para revitalizar ese cine, no basta con The artist, porque sí, puede que salga la gente loquita por ver cine mudo, pero no se si tendrá ese efecto. Además hay mucha gente que ha visto mucho cine, y practicamente nada del género mudo.

-lo de la "caca" lo decía porque me jode ser siempre la nota discordante, pero yo lo siento, tengo que decirlo.

Venga yo ya me tomé una.

Besos por doquier

PD: No te acordaste de poner mi blog en la pagnia ce cinefilo....

Roy Bean dijo...

Coño, si tenéis una reseña de Keaton debajo y no me había dao cuenta...
:-PPPPPPPPPPP

Ahí, ahí. De todas formas si podéis ver Steamboat Bill Jr, no os la perdáis. A lo mejor ya la habéis reseñado hace tiempo, pero aviso por si acaso.

Abrazotes
Roy

Enrique Hormigos dijo...

Piñaung!

HAL10000 dijo...

hola?'

HAL10000 dijo...

Chicos, que el post iba sobre la serie del Gervais!!!!

El humor británico es el más sutil y al mismo tiempo tan obvio que conozco. Es una droga, y el Gervais es el nuevo alijo.

No entro en la polémica de The artist. Roswell, el pueblo llano acepta tu compasión desinteresada y te desea que disfrutes mucho de ese momento histórico del que hablas, tú que puedes, jajajajajaja

Sidhe dijo...

¡Todos a las trincheras!¡Juas!

Roy Bean y quien les escribe cuando discrepan se hablan así, no piensen que estamos en guerra o hay fuegos cruzados

Hal La Bonham Carter y la escena con Davis en el barril, tenías razón ¡¡Enorme!!

HAL10000 dijo...

Brutal, tengo que revisionarla otra vez entera, porque el descojone es mayúsculo. Vivan lo británico y lo cáustico, que me ponen verraco (casi literalmente)