17 de noviembre de 2011

Damas del Teatro

En aquel Nueva York de neón y teatro de los años treinta, una serie de chicas intentan abrirse un hueco en el mundo de la interpretación.
Todas ellas viven en una pensión de mala muerte llamada Candilejas, y quieran o no, comparten alegrías, tristezas y sueños.

En Damas del Teatro (1937, adaptación de la obra homónima) seguimos la rutina de estas aspirantes a actrices mientras esperan la  gran oportunidad para dar el salto al estrellato.
Su vida se compone de cenas, salidas y cortejos (en los que se puede leer entre líneas lo que cada uno considere).

Todo ello se ve alterado por la llegada de la aburguesada Terry Randall (interpretada por Katharine Hepburn), siendo por su nivel adquisitivo diana de los recelos y envidias por parte de sus compañeras (atención con la soberbia Jean Maitland, una excelente Ginger Rogers que se alejaba de los vaporosos vestidos y de los delgados brazos de Fred Astaire) y descubrirá  (y no de la mejor manera) el precio a pagar para poder despegar en el mundo de la farándula.


Dirigida por Gregory LaCava (del que reseñamos con satisfacción la más que recomendable Al Servicio de las Damas) en Damas del Teatro el director conjuga  la comedia más simpática (con diálogos afilados basados en agudas luchas dialécticas entre las mujeres en las que nada ni nadie se queda en el tintero),  al drama  más cruel con gran reflejo de la desesperanzadora situación económica del momento sumada a la falta de trabajo de todas las protagonistas.






Veremos pues (con el simple detonante de una chica rica que quiere ser actriz) un baile de rivalidades, déspotas empresarios que se camelan con lujos y mentiras a las jóvenes aspirantes, productores sin sensibilidad artística ni criterio alguno y la envidia llevada a extremos terribles.






Recordemos que en esa época se empezaba a definir y a sentar (de nuevo) las bases del teatro más serio y ni Broadway ni Hollywood eran capaces de absorver toda esa serie de damas, que dejando a un lado su cara bonita, prácticamente en su mayoría carecían de formación o conomientos artísticos (a qué me recuerda esto... siglo XXI, qué hermoso eres...)






Damas del Teatro sigue tan fresca y vigente como ayer, y en ella se pueden encontrar ciertos puntos en común con los momentos que atraviesa (atravesamos) la sociedad actual.
Os dejo con el trailer original.






Le pongo por nota unos ochos bambalineros wasabis.




7 comentarios:

deWitt dijo...

Ays!! Es una película que me encanta sobre la que en más de una ocasión he estado tentado a escribir algo pero al final otra "cosa" se interponía en mi objetivo.

Totalmente de acuerdo con la deliciosa, hilarante e irónica interpretación de una Ginger Rogers que, yo confieso, la prefiero en este registro.

También de acuerdo en que ha envejecido de maravilla: sigue siendo divertida, aguda, crítica, dura.....Me encanta!!! Esos guiones tan vertiginosos ya no se encuentran con tanta facilidad!!

Saludos y enhorabuena por la entrada!!

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Pues ésta la tengo en la recamara para visionarla proximamente. Este fin de semana puede ser el dia.

Y es que ultimamente veo peliculas más viejas casí que mi madre y es que son las mejores.

Por cierto, enhorabuena por el post dedicado a su persona en Cigarro Puro. ¿A que es un primor este hombre? A mi también me dedico uno.

Manderly dijo...

La he visto hace tanto tiempo que sólo recuerdo que me había gustado y prácticamente nada más.
Una de esas comedias típicas de los años 30. Todo un clásico con unas grandes actrices al comienzo de sus carreras!
Un saludo.

Emilio Luna dijo...

Que bueno Sidhe, no he visto esta película y me has picado la curiosidad y mucho. Adoro a la señorita Hepburn...Un beso.

raúl fdz pacheco dijo...

el guión parece de rabiosa actualidad, desde luego. me la apunto.

Javier Simpson dijo...

Una de La Cava en la que sale Catherine Hepburn acompañada de Ginger Rogers (qué pareja!) es para tener muy en cuenta. Desconocía que La señorita Catherine hubiese trabajado con el bueno de La Cava. A ver si la consigo para ver ya.
Salutti, Sidhe. Buena recomendación.

Sidhe dijo...

Sólo os puedo decir una cosa: ¡Tenéis que verla!

Un abrazo a todos :)