8 de noviembre de 2011

Cracked Actor: A Film about David Bowie

Hay quien tiene la autoestima por las nubes, quien tiene el ego del tamaño de un campo de fútbol... Y luego está David Bowie.

En 1974 David Robert Jones ya estaba en la cresta de la ola y no era capaz de asumir todo lo que estaba generando como icono su personaje más famoso: el inclasificable extraterrestre Ziggy Stardust

Para sobrellevar la presión, un esquelético David Bowie alternaba copas de leche con regulares rayas de cocaína y hablaba de si mismo como si hubiese perdido la identidad.

Entre cigarro y cigarro, en una flamante limousina cruzaba Los Angeles y hablaba de lo extraño que se sentía en el paraíso de la frivolidad mientras divagaba sobre la fama, su gusto por los atuendos con aires orientales, el inesperado éxito o de su curioso proceso de composición (consistente en recortar frases sin sentido alguno y aleatoriamente unirlas para luego musicarlas).


Cracked Actor es un documental realizado por la BBC que básicamente se centra en el concierto de presentación de Diamond Dogs.
Es de una duración más bien escasa (54 minutos) y la entrevista, de no haber sido alternada por varios videoclips de su concierto en el Universal Amphitheatre, no hubiese sobrepasado ni los quince minutos.







Si bien es cierto que el material es ameno, resulta vacío en cuanto a contenido (y las declaraciones de sus seguidores de la época acaban parecido simple material de relleno).
Como os decía, tiene alguna escena curiosa (atravesando un desierto mientras dice alguna que otra provocación AKA chorrada, o mientras le elaboran una máscara para su espectáculo en Hollywood), pero nada novedoso que no se sepa si te gusta El Duque Blanco y conoces su modus operandi cámara delante, claro.






Ahora sí: para nosotros ya ha llegado a su punto y final el Festival Internacional de Cine Documental Musical de Barcelona Beefeater In-Edit 2011.


Nosotros, muy generosamente, le ponemos por nota cinco ultramaquillados wasabis.









5 comentarios:

WOLFVILLE dijo...

Solo por las chorradas que podría soltar este grande entre los grandes en pleno "mal viaje" setentero, ya vale la pena sin duda hacerse con este documental. Salvando las distancias vanguardistas, podría ser un caso parecido al documental "Heavy Metal Parking Lot". Sí, es algo cutre, tampoco dura mucho y parece tener material de relleno pero... ¿Y lo que mola?

Un saludo.

miquel zueras dijo...

Recuerdo ese documenyal con el genial Bowie a bordo de una limusina y bebiendo a morro de un brick de leche pero se lo perdono por ser quien es, alguien capaz de crear un alter ego musical como -salvando las distancias- Auseron y su Juan Perro. Saludos. Borgo.

David Amorós dijo...

Pues me sabía mal habermela perdido, pero ahora un poquito menos. Gracias por la cobertura del festival in-edit, que algunos al final no hemos podido pisar. Un abrazo.

Sidhe dijo...

Wolf: Él mola pero el montaje deja bastante que desear, pero como curiosidad (y por duración) vale la pena verlo...pero en casita.

Miquel: Se le perdona y se le admira que no tenemos dos como él :)


David: Lo dicho, es un documental para ver en casa y en cuanto a nuestra cobertura de In-Edit, hemos hecho lo que hemos podido (pero nos lo hemos pasado como enanos):P


Saludos a todos :)

David C. dijo...

que tal personaje.