2 de noviembre de 2011

The Sacred Triangle: Bowie, Iggy & Lou 1971-1973

Corrían los primeros 70 y un todavía anónimo David Bowie intentaba una y otra vez alcanzar la fama y el reconocimiento sin éxito alguno. Mientras, el polifacético Andy Warhol creaba (y lanzaba) el grupo liderado por Lou Reed,  los más que influyentes The Velvet Underground  y en paralelo a ello, los salvajes The Stooges creaban polémica por su agresiva puesta en escena allá por donde pasaban.

Fueron años intensos en los cuales ellos labraron sus carreras (El Duque Blanco con más fortuna que  Lou o Iggy) y en que lograron evolucionar en los estilos que les convertirían en mitos.

¿Se influenciaban? ¿Se plagiaban? ¿Se hicieron jugarretas... o simplemente fueron colaboraciones fruto de la amistad?


Sobre todo esto teoriza The Sacred Triangle: Bowie, Iggy & Lou 1971-1973.



Este desmitificador documental contiene entrevistas a varios de los protagonistas de aquel momento, como el inclasificable Billy Name, Lee Black Childers (mánager de la discográfica MainMan, que gestionó esos años las carreras de ambos) o la farandulera Jayne County, actriz de la controvertida Pork, obra clave  e inspiradora para la creación de Ziggy Stardust.




Estrechamente unidos, David Bowie decidió,  tras el sonado patinazo de Lou Reed con su primer e infumable disco,  producir Transformer, lo que devolvería a Reed a la cresta de la ola.
En el otro lado, Iggy seguía su saludable dieta a base de cocaína y leche, hasta que logró lanzar su disco fantasma el ya famoso Raw Power, el cual según los entrevistados cayó en el olvido por interés del Duque Blanco.
 



The Sacred Triangle incluye bastante metraje monolopolizado por las ocurrencias de Angie Bowie, y se echan de menos entrevistas recientes de los tres implicados. También se han olvidado de Rick Wakeman, pieza clave del bodrio-disco de Lou Reed y que fue padre del personal estilo del discazo Space Oddity (hubiese sido la guinda del pastel).

Más de lo mismo se podría decir de Mick Ronson, al que pertenecen los clásicos punteos de guitarra de The Man Who Sold The World o los arpegios de Perfect Day y del que podrían haber tirado de material de archivo (que de eso se nutre el 80% del documental...ejem...)






Y hasta este próximo Sábado, eso ha sido todo para nosotros en el Beefeater In-Edit 2011.














Puntuación: 6 purpurínicos wasabis.







5 comentarios:

Emilio Luna dijo...

Que bueno, no sabía yo de esta "unión". Yo a Bowie lo conocí siendo muy pequeñito en una colaboración con Queen en "Under Pressure" es un tipo que me cae bien. Y más su hijo que ha hecho dos grandes películas.

Un beso!

Red Rose dijo...

A finales de los 70 fui a ver a Lou Reed en concierto y pese a esa imagen tosca que tiene, me dejó buen sabor de boca. Intentaré encontrar el documental (qué recuerdos me traerá jajaja).

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Otro que en los '70 con 15 añitos cogió el barco con un amigo y se planto en Barcelona para ver a Lou Reed. Ainnssss...que tiempos...

Roy Bean dijo...

Eran los tiempos en que Iggy se masturbaba ante el personal. No tengo especial cariño por ninguno de los tres, si acaso por Lour Reed, pero nunca logré entrar en Bowie, salvo en algún tema, y es que cuando un artista no te deja entrar, ya sabes.
Yo es que yo era más de bandas y motos, ya sabes...

Saludos
Roy

CINEXIM dijo...

Querida, ¿dónde puedo hacerme con este documental?????