24 de enero de 2012

Mónica del Raval

Lo primero que te viene a la cabeza al ver a Mónica es que es un esperpento.
Esta mujer, que parece sacada de una película de John Waters o de Almodóvar (o de alguna canción de Sabina), lleva ejerciendo la prostitución más de 30 años, y al llegar hace 20 a la Ciudad Condal ha hecho historia en el entrañable barrio del Raval.

El documental Mónica del Raval, dirigido por Francesc Betriu en 2009 nos ofrece un pormenorizado repaso a sus andanzas personales, y, cómo no, a una trayectoria profesional trufada de anécdotas a cuál más bizarra, todo ello narrado de primera mano por esta simpática artista de las bajas pasiones.

De un pequeño pueblo manchego al barrio chino de Barcelona. Mónica es su nombre y esta es su historia.




Mónica es extravagante, pero al poco de conocerla descubres a una afable y carismática luchadora, una superviviente nata curtida en las calles que vive la vida a su manera y bajo sus propias reglas.



Está en tí... está en Maybelline



Mónica del Raval. Bajo este nombre de guerra, con denominación de origen como los santos o los pintores renacentistas, se parapeta Ramona Coronado, nacida en el manchego pueblo de Villamanrique. Nada hacía sospechar a sus paisanos que, tras marchar con su familia a Valencia, acabaría cogiéndole el gustillo a aquello de alegrarle los bajos al personal.
Años más tarde, su periplo le llevaría a recalar en Barcelona, donde ejercería la profesión más antigua del mundo en las proximidades del Teatro del Liceo, en lo más céntrico de Las Ramblas.
 


Hey, babe... take a walk on the wild side



Clientes que no pueden ser nombrados marcan esta etapa, como aquel caso de un conocido galán de nuestras pantallas quien, en medio de un trío con Mónica y su amiga el travesti Amparito, prefirió dedicarse a la sabrosa salchicha de este último.



Amparito, la rompecorazones


Más adelante nuestra protagonista se instaló en el multicultural barrio del Raval.
Pasaba sus días entre clientes asiduos, que, seducidos por su incomparable físico, no tardaban en encariñarse con ella, quien por su parte se prendó de la libreta de ahorros de uno de ellos. Entre achuchón y achuchón, Mónica no dudaba en magrear la cuenta corriente de un solitario que acudía a ella regularmente.




Antonio, una buena muestra de los clientes de Mónica



Mónica, nuestra Mónica del Raval (también conocida en BCN como La Chicholina) nunca ha ocultado su gusto por la calle. Prostituta vocacional, sus aventuras no hicieron sino aumentar desde que conoció a Jose, con quien se fue a vivir a casa de de Justino, un curioso mecenas que les daba techo y les hacía los recados con la condición indispensable de echar un polvo diario con Mónica.



Somos dos hombres con un mismo destino



Entres copas y cafés, Mónica y un puñado de invitados a cual más grotesco (no se salva ni el cura) nos hacen partícipes de sus mil y una peripecias, imposibles de enumerar aquí. Creedme si os digo que nada de los que os cuente podrá hacer justicia a su estrambótica trayectoria.


Nuestra diosa, posando para el retrato que sería la portada



Gracias a este documental seremos testigos de excepción de su particular día a día, e incluso nuestra querida prostituta nos abrirá las puertas de su casa, donde suele recibir a sus clientes más devotos.


La Parejita, S.A.


Siempre a la caza del braguetazo definitivo, Mónica es una superviviente nata. Un animal de la calle que, mientras espera el momento, disfruta de la vida y sus placeres mientras puede.
Mónica del Raval es un documental imprescindible para conocer la cara más frikizarra de la capital del Mediterráneo, que os abrirá las puertas a un mundo ignoto y os descubrirá una nueva forma de percibir el mundo, la vida y el Universo, en in crescendo de plasco de imposible descripción.


Es por ello que servidor le otorga a Mónica 10 wasabis de vida alegre.









Aquí os dejo con el trailer:






Y aquí os pongo el documental íntegro. No os lo podéis perder:






Esta entrada está dedicada a nuestro blogger amigo Cigarro Puro.





9 comentarios:

Krim dijo...

Esta y Carmen de Mairena, vaya dos!! Dominando las ramblas!

Muaks

Lorenzo Miró Hernández dijo...

Joe! Todavia estoy decidiendo si me gustaria ver el film o salir corriendo lo más lejos posible. Y las fotos no ayudan a lo primero ...
Besos y abrazos.

Lulu dijo...

uyuyuy, esto no me lo pierdo!!! tenía ganas hace tiempo, ya no tengo excusa.
mersí bocú! :)

Möbius el Crononauta dijo...

No sé a qué espera John Waters para ficharla. Seguro que le encantaría.

Cigarro Puro dijo...

Muchas gracias por la dedicatoria.
"Monica del Raval" es una auténtica obra maestra de los documentales.
Si echaran estas cosas en la 2, yo ya podría morir tranquilo.
Me quedo con la frase que dice "no hay nada más bonito, perdona... que comerse una polla, buena".
O la otra en la que nuestra protagonista dice: "aquí es donde me lo monto con mis clientes", en un cuarto lleno de ropa tirada por los suelos.
Impagable esta película, en serio.
Me han alegrado el día.

Roswell dijo...

Sí sí... entre esta y la Mairena... ¡¡¡mideo dan!!!
¡¡¡Un abrazo, Krim!!!

Jajaja, Lorenzo... Te aseguro que no te arrepentirás de ver el docu... está hecho con un encomiable buen gusto, pero aún así, el bizarrismo es más del que se puede soportar... ¡Pero si esta buena señora ha estado en Japón! (siguiendo al Barça con uno de sus novietes)

Lulú, qué voy a decirte... Síndrome de Stendhal asegurado.

Se suele decir que la realidad supera a la ficción, pero en esta ocasión no podría ser más cierto, Möbius. Sería un agran peli, sin duda.

Ay, Cigarro, que sabía yo que esto te iba a gustar... Un documental que me ha volado la cabeza; me quito el sombrero ante lo más granado del frikerío barcelonés.
El testimonio del viejete es antológico.

http://www.youtube.com/watch?v=WC35KHKv3HQ

"...Con toa la bolsa los güebos colgando... Precioso, oye..."
Impresionante cuando la Mónica nos muestra el baño destartalado: "Aquí es donde orinan los clientes"
Ya podrían aprender los programadores televisivos españoles, ya...

¡Saludox a todos!

raúl fdz pacheco dijo...

toda una institución! me guardo el vídeo, que me apetece conocer a tan extraordinario personaje.

miquel zueras dijo...

Un cruce entre Chicholina y Divine. La he visto varias veces en los alrededores del Liceo y comiendo en un lugar de pollos a l´ast de la calle Escudillers. Leí una entrevista en la que decía que su especialidad eran los jovencitos que querían su primer polvo, pobrecillos...Gracias por el documental, parece interesante. Borgo.

Sidhe dijo...

Raúl: Pues si, Mónica del Raval después de todo resulta enternecedora :)

Miquel: Esa era su especialidad -dice ella -y según su amiga Amparito (literalmente) borrachos, ciegos o mancos y todo lo que las demás rechazaban...(tela marinera).

Tras ver el documental no sabes si tiene lo que se merece o la vida le ha jugado una mala pasada, eso si, su alegría y su ilusión ya la quisieran much@s.

Saludets!