28 de febrero de 2012

And the Oscar Goes to... Hablemos de La Invención de Hugo



En la Wasabi Manor nos alegramos (algo que suele ser bastante raro) por el reparto de premios de los Oscars. Si The Artist nos pareció la película del 2011 (controversia sobre el premio a mejor banda sonora, o que el primer actor francés en la historia en llevarse la deseada estatuilla sea Dujardin... la polémica está servida, pero desde este rincón, como ya sabréis, lo celebramos), Hugo  la sigue muy de cerca, aunque hay que reconocer que ha habido algún que otro... olvido.

Que en la categoría de cortos haya ganado The Fantastic Flying Books of Mister Morris Lessmore solo acaba por confirmar una cosa: que el cine en cualquier de sus manifestaciones, se vuelve a nutrir de sus orígenes (¡¡¡hurra!!!) y, como era de esperar y como último apunte de la gala (no tan sosa como el año pasado, pero en su tónica), nuestra Meryl se llevó el gato agua.



Pero mientras medio planeta seguía lo que acontecía en la Red Carpet y la otra mitad era pasto del aburrimiento o del fútbol los integrantes de este pequeño rincón fuimos a ver La Invención de Hugo y observamos, tan asustados como sorprendidos, que  se proyectó para un total de siete personas.

Qué decir  a estas alturas de Hugo que no se haya dicho... También soy de la opinión de que esta obra ha sido la declaración de amor al cine por parte de un Scorsese que demuestra que es capaz de llevarte al infierno en taxi o al epicentro de la magia de la mano de Méliès y que hay que silenciar a tu parte más crítica por un rato y dejarse llevar durante dos horas a lo que fue la cuna de la ilusión.

Antes de entrar en materia, os refrescamos la memoria: no hace mucho nuestro Roswell escribió este bonito artículo sobre George Méliès y Segundo de Chomón.

Y ahora sí, hablemos de lo último de Martin Scorsese:



París, 1931, en la estación de Montparnasse (resucitada con la arquitectura original de 1840 gracias a la magia de los decorados y los FX) vive un niño llamado Hugo Cabret, que dando cuerda a los relojes sobrevive tras la pérdida de su padre (qué pena Jude Law, que tu carrera descansa también en los cielos) y que tiene un aútomata que ha de ser reparado como herencia póstuma.
Con pequeños hurtos logra ir pasando el día a día hasta que, asqueado, el dueño de la tienda de juguetes de la estación le pone una pequeña trampa para descubrir quién es el ladronzuelo que le roba mecanismos y piezas mecánicas.

¿Qué nos espera, pues, en la película más dulce de Scorsese? Una gran adaptación de la novela ilustrada de Brian Selznick, que como sabréis, se centra en la figura del inigualable George Méliès,maestro y pionero donde los haya del cine.


Prestidigitador, ilusionista y fan incondicional de Houdini, Méliès, logró desarrollar infinidad de técnicas que sentarían las bases de la cinematografía fantástica (desde el truco de  la sustición que descubrió  al atascársele su cámara o cómo colorear imágenes, pasando por sus trucos de las peceras, hasta los maquillajes o sus originales usos de los decorados o de los desplazamientos de cámara).

En La Invención de Hugo el maestro Scorsese evoca prácticamente toda la vida del maestro Méliès con mucha fidelidad, aunque la acción se sitúa durante el  período de ocaso y olvido en el que Méliès sobrevive junto a su esposa (musa y actriz de la mayoría de sus obras) e Isabelle,  su ahijada y amiga del solitario Hugo.




Nada malo podemos decir del casting; Asa Butterfield (hola, ya no soy el niño del pijama a rayas y seré el nuevo Elijah Wood) es un crío solvente, y qué decir de su compañera de aventuras, la precoz princesa de las tortazas como panes Chlöe Moretz. En cuanto a a Ben Kingsley, cuando deja de hacerse el modérner despunta y logra que soltemos alguna lagrimilla.
Lo mismo se puede decir de Sacha Baron Cohen, que juega con solvencia a recordar Harold Lloyd y está acorde con toda una película que huele a Chaplin, Buster Keaton y a personajes como Oliver Twist o Mark Twain.

Con esta película disfrutamos de un desarrollo sencillo, familiar y emotivo (yo hubiese pedido un pelín más de profundida de los secundarios), pero con un gran mensaje y cargado de buenas intenciones (en esta caso hemos coincidido en que ese tono Ghibliesco nos recuerda de forma positiva a la siempre recomendable El viaje de Chihiro). Puede que se note un intento de perfección excesivo con la fotografía y los elaborados encuadres para aprovechar el 3D (mostrando hasta la más diminuta mota de polvo o imperfección), pero ello no impide disfrutar de este tobogán de sueños que es La Invención de Hugo.




Es un auténtico placer disfrutar de la excelente recreación de varias escenas rodadas por Méliès, los guiños a todo tipo de películas, cineastas, libros, ilustradores (y artistas en general), lo vintage, el steampunk y ese largo etcétera que es mejor que no pronuncie...
Incluso podemos prácticamente vivir el célebre Accidente de 1895 de la estación de Montparnasse que inspiró a Mélies para su clásico Le Voyage a travers l'impossible o ver los decorados y lo que significó para el director su maravillosa Le Voyage dans la Lune. Insisto: La Invención de Hugo es una maravilla.




No quiero revelar más sorpresas (una banda sonora de diez, eso si); como curiosidad quisiera apuntar que el mensaje del autómata pertenece a una página de la novela ilustrada en la que se basa la película.
¡Ah! Cameo del dire, cameo de su hija... Johnny produce... Y todo lo que me dejo en el tintero...
Me voy despidiendo con ocho wasabis que admiran sirenas...






...Et voilà! El trailer:








Si las mudanzas y los resfriados lo permiten, volveremos a nuestro ritmo de siempre.



12 comentarios:

calamarin dijo...

La tengo pendiente, pero me cuesta, las pelis donde hay niños de por medio se me hacen muy difícil... Estoy de Dujardin hasta las pestañas, es tonto del culo, pero mucho, mucho...

daniel dijo...

Pues me parece genial que os haya encantado la pelicula porque es realmente una maravilla. Un homenaje preciso y artistico al cine a través de la figura de George Miéles.
Lástima que solo hayan presenciado la proyeccion 7 personas, de lo que se está perdiendo la gente: buen cine.

Un saludo.

WOLFVILLE dijo...

Por desgracia opino lo mismo de "Hugo" que de "Artist". Ambas tecnicamente perfectas, pero tan pastiches que acaban por resultarme empalagosas. En el caso de Hugo, un 10 por el mejor 3D de los últimos tiempos, pero en emoción y personajes de interes se me ha quedado un poco descompensada.

Saludos!!

BCNdays dijo...

A mi también me gustó mucho y estoy de acuerdo en que le falta profundidad a los personajes secundarios. El homenaje a Méliès es brutal. Un abrazo!

David Amorós dijo...

A mí me ha apasionado incluso más que a tí. Me emocionó de veras ese canto de amor al cine, ese acnto de amor a Méliès y ese canto de amor a los que amamos el cine. Una crítica espléndida. Un abrazo.

Jon R. R. dijo...

Es una peli fantástica, pero le pasa lo que ya habeis comentado: historias secundarias pillasdas un poco con pinzas...

Aun así, el tresdé es excepcional y la película en general es muy entrañable.

Los niños no están mal. Al principio debo reconocer que me parecían un poco repelentes, pero al final los acepté.

Ah, en la sala donde yo la vi (la primera sesión del día del estreno) estuvimos cuatro personas. Y era bien grande la sala... Una pena, pero lo que es yo, lo prefiero así.

¡¡Saludos a tutiplén!!

Roswell dijo...

Totalmente de acuerdo con Sidhe: esta Hugo es, al igual que The Artist, no solo un homenaje bestial al cine y a todo lo que representa, sino además un regalazo a todos los que amamos este Séptimo Arte. Bravo, bravo y bravo.
...Y prepárense, que la moda vintagera en el cine, televisión, publicidad... no ha hecho más que comenzar.

Además, una de las cosas que más me ha gustado es que rescata ese espíritu jovial y maravilloso, ese sense of wonder que el cine jamás debería perder, porque, como nos recuerda el mismo Méliès, el cine es para soñar, para sentirnos reyes, magos o sirenas durante un rato. Magia. Y... ¿quién mejor que un mago para hacer volar aquel incipiente divertimento de barraca?

Y me encanta ese sabor tan Ghibliesco de la peli.


Saludetes a todos...

Roswell dijo...

PD: Si yo hubiese escrito este articulazo, no me hubiese podido resistir a incluir otro grandioso homenaje...
Esto sí que es un misil hecho canción:

http://www.youtube.com/watch?v=NOG3eus4ZSo&ob=av2e

Lulu dijo...

La tengo pendiente y me hago cruces... creo que de mañana no pasa!
El libro lo leí hace tiempo y es una preciosidad, tanto para niños como para mayores pelín cinéfilos. Altamente recomendable.

Un saludo!

Neovallense dijo...

Todavía no la he visto, pero la veré. A ver si realmente es más buena de lo que me parece.

Saludos.

Alan Smithee dijo...

Como ya sabes estoy muy de acuerdo, aunque yo soy aun más entusiasta :P

Estoy pensando en repetir mientras siga en el cine!

Un besote

Roswell dijo...

Pues yo también repetiría, que además la primeravez la vimos en riguroso 2D...

Un apunte: Chloë Moretz (aparte de que la edad le está sentando muy bien, y no penséis mal), se está consagrando como una estupenda actriz, muy a tener en cuenta...
Espero que no haga un Olsenazo (o un Dakotazo), y no se nos tuerza...

¡Saludox!