9 de marzo de 2012

Indomable no: Infumable

En la portada reza como podéis ver, la atrayente frase: "No le dieron otra opción." A nosotros tampoco. Y como Mallory Kane, la protagonista, nos vamos a vengar.

Steven Soderbergh, ese director de ascenso y caída meteórica que se mosquea cuando ve en pantalla grande los mojones -digo películas- que hace y al descubrir  lo poquito que factura en los cines, amenaza siempre con dejar el séptimo arte (consejo: hazlo) nos propone en Indomable una interesante distracción sobre una espía dura, fría y compleja  que debe recurrir a su fuerza y a sus conocimientos en defensa para sobrevivir mientras es perseguida y traicionada por varios compañeros y por un entramado de agentes del gobierno...

Que no, que ni interesante ni nada que se asemeje. Es llanamente una mamarrachez.




Situada entre varias capitales (cómo te has currado la fotografía, macho, para regarlarte dos piruletas y darte un bocadillo de Nocilla) San Soderbergh nos confirma con sus enseñanzas jainistas que los mafiosos y el Rey sueñan con vivir en Mallorca, que lo normal es irse reventando la espalda y andar como si nada (no hay errores de raccord, ni de continuidad, es para darle vidilla a la movie), que las persecuciones con Seats  de fondo molan y que Europa es un agujero tercermundista (con esto último podemos abrir debate...).

Durante parte de la película dudamos de si la protagonista era la hermana o Britney Spears suplicando una nueva oportunidad en el cine. Pero no, es una reina del tortazo llamada Gina Carano, que junto a un Banderas barbudo y un McGregor con un estilista en huelga, harán un fallido intento de amenizar una velada de cine.


Lujo y acción en el Born


Te has olvidado de Fassbender- Estaréis pensando algunas mentes avispadas. Queridas y queridos talifanes del Magneto pervertido: Fass aparece en la película lo mismo que el cameo de Scorsese en Hugo (para los que estáis con alma de Viernes = poco). A cuadros por el papel de Bill Paxton (tan relevante como un tapete setentero encima de una tele) y deprimente el papelito que le reservan a Mathieu Kassovitz una suerte de macarra con pasta que no se sabe muy bien que hace por allí... Aunque llegado a este punto, poco importa que en esta ensalada  falte o sobre algo.
Por si no os lo había dicho, la obra del alter ego de Moby es una mierda.

Queridos directores noveles: si queréis un compendio de cómo no hacer una película de espías y de acción podéis ver esta película (y Gymkata de regalo). No pienso detenerme a hablar sobre el guión o los personajes, ya son ustedes mayorcitos y hoy es Viernes.  



Ella compra sus potis en Kiko


Soderbergh, déjalo ya y ponte a pintar y a producir (que esto último no se te da tan mal).



Con un rosco wasabero enrabietado me despido. ¡¡¡Trailer va!!!







 

15 comentarios:

Enrique Hormigos dijo...

Bueno, a ver que me entere yo.

Al final, ¿mola o qué?

CINEXIM dijo...

A mi Sorderbergh siempre me pareció un tío muy interesante, capaz de lo mejor y de lo peor, como se suele decir. Ésta particularmente no me decía nada en particular. Igual cae en el sofá de casa.

Feliz finde!!!

WOLFVILLE dijo...

Jajaja, en la pagina de cine que yo colaboro acabo de mandarles la critica y se llama "Indomable e Insoportable". ¡Casi coincidimos! XD

Una enorme tomadura de pelo. Y, por cierto, yo también vi por ahi el parecido con la dichosa Britney XD

Javier Simpson dijo...

A esta paso ya lo creo que Europa se convertirá en un agujero tercer mundista. Puede que culturalmente no, pero económicamente no sé que te diga…
Sorderbergh tiene pelis que me gustaron, como Sexo, mentiras…, Traffic, Solaris o la menos conocida (cojonuda peli de cine negro. Recuerdo que tenía un algo de A Quemarropa>): The Limey (El halcón inglés).
Tenía la idea de que ésta sería una especie de El mito de Bourne a la Sorderbergh, claro está, no podía ser a la José Luís Garci :-P
Los primeros discos de Moby me gustan, pero me da que el ¿no es nieto del escritor Melville? va a menos. No me extraña lo que comentas sobre él.

Un abrazo, Sidhe. Buena reseña, y un tanto dura :-D

BCNdays dijo...

jajaja un roscazo! me encanta! Por lo visto es bastante unánime así que ahorraré fuerzas.. Respecto a Sorderbergh creo que es muy irregular y a pesar de que tiene cintas que me gustaron como Traffic o Sexo, mentiras y cintas de video creo que está muy sobrevalorado. Incluso las que me gustan, quedan lejos de ser obras maestras, no entiendo su reputación. Un abrazo!

Enrique Hormigos dijo...

La película de Soderbergh a la que tengo más cariño es Sexo, Mentiras y tal, película a la que llevé en una de mis rocambolescas primeras citas a una muchachuela bastante sexy, para ver si me la camelaba con fines benéficos.

De la película no me enteré una mierda, pero el resto del plan salió redondo: el próximo mes de diciembre hacemos 20 años de casados. RIP.

Isabel dijo...

Uf, si es que tenía pinta de lo que cuentas, jajaja,con tu crítica ya lo tengo claro, ahora si que me da pereza verla XD
Un abrazo.

raúl fdz pacheco dijo...

solo con ver el cartel promocional de la película ya se intuye que es una castaña!

Sidhe dijo...

Enrique: Tú si que sabes. Las pelis de Soderbergh sirven casi exclusivamente para eso jajaja

Por lo que veo estamos todos de acuerdo y los que no la habéis visto ya estáis prevenidos :P. Un abrazo a todos :)

ethan dijo...

Una menos. Gracias por el aviso.
Un abrazo!

Susan lenox dijo...

Creo que no me apuntaré, prefiero
no perder el tiempo...que no sobra
querida.

Carlos dijo...

Venga hombre, que no está tan mal...

Lorenzo Miró dijo...

Avisado quedó. Pero la vere. No puede ser tan mala como la que vi ayer "Melancolia" ¡¡Eso si que fue un ñordo!!

Sidhe dijo...

Os invito a verla y que paséis unos momentos...inolvidables con tito Soderbergh.

Yo ya os dije lo que sentí jajajaj

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Desde luego, compa Sidhe, te has despachado bien, sin cortarte un pelo… No he visto la peli, pero tampoco tenía mayor interés antes de tu reseña (y después de ella, menos aún…) en verla. Lo de Soderbergh, y su apreciación generalizada entre la crítica, es uno de esos misterios que jamás alcanzaré a entender. Nunca me entusiasmó su cine —aunque su debú, con sexo, mentiras y cintas de vídeo, sí que me llamó la atención—, pero lo que terminó de dejarme ‘pasmao’ fue, por un lado, Erin Brockovich (un culebrón sobremesero que no llega ni al nivel de muchas pelis televisivas…), y, por otro, su episodio en el film colectivo ‘Eros’, junto a Antonioni y Wong Kar-wai, que a día de hoy, bastantes años después de haberlo visto, sigo siendo incapaz de descifrar. En fin…

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.